AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Riesgo de rotura de la presa Oroville, California (EEUU)

14 de febrero de 2017

Ya se había anunciado hace tiempo. Los puentes y embalses de los Estados Unidos se están oxidando. Necesitan una mejora con urgencia. Y el lunes, saltaban todas las alarmas en California, junto a la Presa del lago Oroville, la más alta de los Estados Unidos. Fueron las autoridades estatales y los ingenieros los que comprobaron que la presa estaba liberando agua después de desaparecer grandes piezas de cemento en el aliviadero.

La presa se encuentra cerca de la ciudad de Oroville, donde residen más de 16.000 personas, al norte de la capital del estado, Sacramento. Se trata de una presa de 230 metros de altura, construida entre 1962 y 1968, y es la más alta de los Estados Unidos, superando la famosa presa Hoover, en más de 12 metros.

Ante la posibilidad de rotura de la presa, cerca de 200.000 personas han tenido que ser evacuadas a toda prisa el domingo. Las autoridades han pedido que no se viaje hacia el norte, ya que temen que el aliviadero de la presa pueda soltar una pared de 9 metros de agua sobre Oroville. Por lo tanto, la orden de evacuación permanece activa para las 188.000 personas que residen en la zona, y posiblemente pueda durar semanas. A los desplazados, se les recomienda dirigirse hacia el este, sur o el oeste.

Fuentes oficiales dicen que la situación parece menos preocupante, pero algunas televisiones locales están mostrando imágenes de helicópteros lanzando sacos de piedras y arena en un intento desesperado de evitar la tragedia. Al mismo tiempo, las autoridades están liberando agua para bajar el nivel del lago, mucho más lleno después de las lluvias torrenciales que han azotado California recientemente.

El domingo, el departamento del Agua admitía que el aliviadero, cercano a la presa, iba a ceder en las próximas horas, pero aguantó.

Para el Director de los Recursos Hídricos, una vez que una estructura de este tipo sufre estos daños, resulta catastrófico, aunque recalcó que la integridad de la presa no se había visto afectada por los daños del aliviadero.

El nivel del agua de la presa ha bajado, pero la previsión meteorológica de más lluvias durante los próximos días no hace bajar la guardia.