AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Devastadores incendios forestales en Chile

28 de enero de 2017

incendios-chile

Chile ha declarado el estado de emergencia el viernes después de que más de una docena de incendios forestales arrasara cerca de 50.000 hectáreas, amenazando ciudades, factorías y viñedos.

Los bomberos y el personal de bosques luchan contra las llamas de 18 incendios forestales diferentes, en el sur y centro del país, que se han avivado por el fuerte viento y el excesivo calor. El más intenso ha consumido 24.000 hectáreas en Pumanque, y en los alrededores, una zona rural al sur de la capital del país y el humo ha llegado incluso hasta la capital.

Según el Jefe de CONAF; todavía se desconoce si los incendios forestales han sido provocados por el hombre, pero afirmó que cerraría todos los accesos a los parques nacionales entre Coquimbo y el sur-centro de las regiones de Biobio.

Ni siquiera los más de 5.000 bomberos, desplazados para combatir los incendios, están siendo suficientes. En las últimas semanas, se han desatado más de 90 incendios forestales, que se han extendido rápidamente por las altas temperaturas y la sequía. Muchas regiones han sufrido olas de calor, como en Santiago, cuyo termómetro marcaba 37ºC, el pasado miércoles.

Como consecuencia de estos incendios, la ciudad de Santa Olga, en la región de Maule, ha quedado reducida a cenizas. Más de 1.000 edificios, incluyendo colegios, guarderías, tiendas, y una oficina de correos, han quedado destruidos. Se ha recuperado el cuerpo sin vida de una víctima entre las ruinas y hay dos personas desaparecidas, aunque afortunadamente, la mayoría de los residentes pudieron ser evacuados a tiempo, aunque no se puede decir lo mismo de los animales de las granjas, abandonados a su suerte.

Al menos cuatro bomberos han muerto durante la ardua batalla de combatir estos terribles incendios. Incluyendo civiles y policías, la cifra de muertes directamente relacionadas con estos incendios asciende ya a siete.

Las imágenes obtenidas por un dron muestran que los barrios de Santa Olga se han visto consumidos por las llamas. Todavía se puede ver la simetría de las calles, pero los edificios han quedado reducidos a ruinas. La destrucción es impresionante.

Para el Alcalde de la ciudad, ha sido algo muy parecido al infierno de Dante, peor incluso que un huracán, un tornado o un terremoto.

Otras comunidades más pequeñas como Putú y Cabezalillo también se han visto dañadas. Se trata de la peor catástrofe en muchos años. Una tragedia sin igual.

Las pérdidas económicas serán muy altas, puesto que aunque todavía deben calcularse los daños, todo parece indicar que serán enormes. Al mismo tiempo, los daños en los bosques en el centro y sur de Chile son devastadores. Más de 4.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus casas, granjas, animales y viñedos.

La Presidenta del país ha declarado el estado de emergencia y ha solicitado ayuda internacional para luchar contra estos incendios que según ha expresado se encuentran en una escala nunca visto en la historia de Chile.

Afortunadamente, no todo son malas noticias, puesto que se ha podido evitar el avance de las llamas hacia la población de Penco, donde residen unos 50.000 habitantes, aunque la amenaza sigue latente.