AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Alerta roja en Bélgica ante “Dieter”, la peor tormenta en muchos años

12 de enero de 2017

La costa de Bélgica y Amberes se preparan para la peor tormenta en unos 50 años, mucho peor que la del año 2013.

Las autoridades han tomado medidas especiales ante la llegada de la temida tormenta, conocida como Dieter, en los diques y empalizadas, y se han colocado miles de sacos de arena para reforzar las estructuras, en previsión de la más que probable subida de la marea. Los diques y empalizadas han sido cerrados al público para evitar que la inundación pueda penetrar tierra adentro.

Los servicios municipales han acordado medidas preventivas y han puesto en marcha un plan para evitar inundaciones. Sin embargo, se prevén olas de 2,50 metros con picos de hasta 4 metros, que podrían provocar inundaciones costeras, por lo que cada municipio de la costa ha trazado su propio plan de emergencias, muchos de los cuales han cancelado eventos y actos emblemáticos.

Según han informado desde la Agencia de Servicios Marítimos y Costeros del Gobierno, en la noche del 11 al 12 de enero, ya se esperaba una importante subida del nivel, pero este podría aumentar el jueves, tanto de día como durante la marea alta. Con respecto a la mayor subida, las previsiones apuntan al viernes, cuando se produzca la marea alta, sobre las 14:00 horas (hora local).

Fuentes oficiales han expresado su preocupación ante este fenómeno meteorológico extremo, que posiblemente se convertirá en la peor tormenta en cincuenta años.

Las playas de Middelkerke ya están cerradas al público, así como su paseo marítimo alrededor del Casino. Al mismo tiempo, han prohibido hacer surf y nadar en el mar. El municipio ha activado una alerta roja para que la población extreme las precauciones durante los próximos días. Acciones similares han sido emprendidas por otros municipios de la costa, donde también se ha activado la alerta roja.

El miércoles, Amberes cerraba las conclusas del río Schelde debido a la previsión de un aumento considerable de su caudal. Al mismo tiempo, se ha pedido a todos los conductores que retiren los vehículos estacionados en su cercanía, ya que se prevé que para el viernes todos los aparcamientos en los alrededores estén sumergidos.