AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Científicos desconcertados por una estrella binaria-binaria

21 de octubre de 2016

Los recientes descubrimientos que se están realizando en el espacio parecen echar por tierra todo lo que se sabía hasta ahora del sistema solar. La extraña formación de una nueva estrella ha dejado a los científicos desconcertados.

Se trata de una estrella binaria-binaria y resulta que tiene dos estrellas orbitando la una a la otra, que orbita otra estrella. Un sistema nuevo que también se ve orbitado, inusualmente, por dos planetas gigantes.

Una estrella binaria es un sistema formado por dos estrellas que orbitan la una a la otra, atrapadas en un baile complejo guiado por su empuje gravitacional. Pero, los astrónomos han descubierto un sistema todavía más complejo, que implica un sistema binario donde una de las estrellas de hecho son dos estrellas orbitando de forma increíblemente cerca.

Este descubrimiento podría cambiar nuestros conocimientos actuales sobre cómo se formó el sistema solar.

El sistema binario-binario, conocido oficialmente como HD 87646, fue visto por primera vez en 2006 por W.M. Keck Exoplanet Tracker, y se encuentra a unos 240 años luz.

Se trata de una estrella primaria con un 12 por ciento más de masa que nuestro sol, pero solo se encuentra a 22 unidades astronómicas de su secundaria, una estrella que tiene un 10% menos de masa que nuestro sol.

Lo que todavía es más extraño es que dos planetas gigantes están orbitando este sistema de estrellas, a distancias parecidas a la distancia de la Tierra al Sol.

Una es una estrella marrón y la otra es un planeta gigante que es aproximadamente 12 veces el tamaño de Júpiter. La estrella marrón es 57 veces más grande que Júpiter.

En estos momentos, la mayoría de los científicos creen que nuestro sistema solar se formó a partir de una nube de gas, que se colapsó alrededor del sol. Pero, esta teoría no encaja con Plutón y con su órbita declinada.

Se piensa que todos los planetas migraron a su órbita actual, pero un estudio de la universidad de Florida encontró que deberían considerarse otras opciones para la formación del sistema solar, inspirado en este nuevo sistema de estrellas.

Se han tardado ocho años en confirmar lo que científicamente se conoce como un “descubrimiento muy extraño”.