AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

La próxima erupción del volcán Santa Helena podría ser masiva (Estados Unidos)

10 de noviembre de 2015

La próxima erupción del volcán Santa Helena podría ser masiva (Estados Unidos)

Un estudio científico reciente ha descubierto que la próxima erupción del volcán de Santa Helena podría ser masiva, ya que se han encontrado hasta 4 cámaras de magma bajo el volcán.

Según los geólogos que han estudiado el volcán, el más letal en la historia de los Estados Unidos, podría entrar en erupción de forma explosiva, al descubrir una segunda cámara de magma enorme escondida bajo la superficie.

Los investigadores sospechan también que el vecino volcán, monte Adams, podría alimentarse de una cámara de magma más profunda.

Según han explicado, una serie de terremotos que tuvieron lugar a lo largo de varios meses condujeron a la erupción de 1980 que causó la muerte de 57 personas, y podría haber estado provocada por el bombeo de magma de una cámara de magma más baja, lo que causó una presión en la cámara de magma superior hasta ocasionar la erupción explosiva.

Durante la presentación de sus datos en la reunión anual de la Sociedad de Geología de América en Baltimore, Maryland, los investigadores informaron que habían registrado seísmos más recientes en la zona, que sugerían que estaba entrando más magma. Añadiendo que los nuevos hallazgos aportaban una información vital para un sistema de advertencia temprana de una erupción potencial en el volcán.

Los investigadores de la universidad de Rice, en Houston, Texas, han explicado que solo ahora comprenden que ese tipo de terremotos están relacionados con los embalses de magma y que podrían ser indicadores de una migración de fluido entre ambos cuerpos.

El descubrimiento de otras tres cámaras de magma bajo el volcán y al este de su pico, ha resultado todo un hallazgo, ya que confirma que el sistema de bombeo del volcán es mucho más complejo de lo que pensaban los geólogos y que la roca que avivó la erupción explosiva de 1980 podría haber procedido de mucho más abajo. El magma podría haber buscado una forma de subir a la superficie a través de los distintos embalses de magma.

Por el momento, los investigadores creen que han identificado cuatro cámaras de magma cerca de la cumbre del volcán, dos de ellas se encuentran por debajo del nivel del mar, aunque no han encontrado pruebas que demuestren que otros volcanes cercanos se alimenten de este embalse de magma (como el volcán Adams o Rainier). Tres de estas cámaras parecen estar conectadas, y los terremotos que tuvieron lugar antes y durante de la erupción de 1980 tuvieron lugar sobre el extremo de la cámara de magma más grande hasta la cámara de magma más abajo en la montaña.

Santa Helena se considera un volcán de alto riesgo y el USGS monitorea sus actuaciones muy de cerca vigilando cualquier síntoma de actividad.