AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Un volcán nuevo nace bajo la ciudad de Matata en Nueva Zelanda

9 de junio de 2016

Los científicos informan que han descubierto la formación de una cámara de magma cerca de una ciudad de Nueva Zelanda que podría indicar la formación de un volcán nuevo, aunque no prevén que entre en erupción próximamente.

Según ha informado un geofísico, desde 1950 se ha almacenado la cantidad suficiente de magma como para cubrir 80.000 piscinas olímpicas. Y todo esto se ha venido sucediendo bajo la ciudad costera de Matata, a unos 200 kilómetros de Auckland.

Con este descubrimiento, los científicos explican el incremento en el número de terremotos que se han venido registrando entre el año 2004 y 2011.

Al parecer, según añaden los científicos, no ha habido volcanes cerca de Matata durante los últimos 400.000 años, por lo tanto fue un gran sorpresa para ellos hacer este descubrimiento.  Utilizando los datos del GPS y las imágenes vía satélite, los científicos pudieron descubrir que un área de unos 400 kilómetros cuadrados se había elevado unos 40 centímetros desde 1950. El periodo entre 2004 y 2011 muy posiblemente generó pequeños seísmos.

Este descubrimiento echa por tierra la anterior explicación que se basaba en que los terremotos habían sido provocados por movimientos tectónicos, ya que ahora explican que el magma permanece a unos 10 kilómetros bajo la superficie. Distancia suficiente como para permanecer en ese lugar durante mucho tiempo, ya que un volcán se puede desarrollar a lo largo de cientos de miles de años.

En Matata residen aproximadamente 650 personas, por lo que los científicos están valorando llevar a cabo un nuevo estudio para desarrollar un sistema de alerta temprana de terremotos en la zona, que considera son debidos probablemente por el estrés del magma y la rotura de las rocas.

Para los científicos, resulta inusual descubrir una formación de magma en una zona donde no hay volcanes, pero con los equipos modernos, se pueden comprobar los cambios a nivel horizontal y vertical, por lo que no hay nada que pueda escapar de su monitoreo.