AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Factores desencadenantes para la erupción de los Supervolcanes

10 de noviembre de 2015

Factores desencadenantes para la erupción de los Supervolcanes

Los científicos han explicado que las erupciones masivas de los Supervolcanes, tienen consecuencias globales, pero que necesitan un factor externo que los provoque.

Según estudios anteriores, se pensaba que la evolución tradicional de una erupción volcánica implicaba un aumento estable de la presión dentro de la cámara del magma, pero una investigación reciente – publicado en el Journal of Vulcanology and Geothermal Research – sugiere que los desencadenantes internos no son explicación suficiente para la erupción de un supervolcán.

Según la directora de la investigación, de la universidad de Illinois, y profesora de geología, se piensa que cuando un volcán entra en erupción, aumenta la presión en la cámara del magma hasta que se desencadena una explosión y el volcán entra en erupción, aunque sin muchas evidencias de una presurización. Sin embargo, aunque se trata de una hipótesis que sigue vigente, no parece que pueda aplicarse esta misma sucesión de hechos a la erupción de un supervolcán.

El año pasado, dos estudios ofrecieron la importancia de la flotabilidad del magma como factor predictivo en las erupciones de los supervolcanes. Para simular el comportamiento de un supervolcán, se construyeron modelos matemáticos de una gigantesca cámara conteniendo al menos 500 kilómetros cúbicos de magma. Cuando se incorporaron los hallazgos de flotabilidad de anteriores estudios, descubrieron que tenían un efecto mínimo en las simulaciones.

El hecho de que el modelo numérico no tuviera reacción alguna a su solución analítica sugería que faltaba algo importante en esta solución analítica. Por lo tanto, intentaron profundizar más en el tema resultando que a su modelo de flotabilidad le faltaba la física Newtoniana. El magma puede subir, pero la parte de arriba lo vuelve a empujar hacia abajo.

Los modelos mostraron que de abrirse una de estas grietas, el magma rápidamente utiliza esta salida, abriendo toda la cámara del magma.

Los investigadores de este estudio trabajan ahora en unos modelos más complejos, en cuatro dimensiones, que requieren el uso de superordenadores para monitorear la evolución del supervolcán de Yellowstone. Piensan que la clave está en comprender cómo los factores desencadenantes que se encuentran en la superficie podrían provocar una erupción, por lo tanto, haciendo posible la predicción de una erupción.

Según han descubierto, podría ser importante relacionar el tamaño de la cámara del magma y su habilidad para entrar en erupción, lo que cambiaría la forma en la que tendrían que monitorear este tipo de volcanes.

En el caso de que el factor desencadenante fuese externo, un terremoto o una falla, entonces tendrían que vigilar la sismicidad, los tipos de fallas que se encuentran implicadas, la estabilidad del “techo” de la cámara del magma, las actividades que tienen lugar en la superficie que podrían causar grietas o fallas… En definitiva, una nueva forma de vigilar los supervolcanes.