AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Los supervolcanes producen erupciones colosales

31 de julio de 2016

Según indica un estudio nuevo, las erupciones de los supervolcanes son eventos tan grandes que lanzan cientos de kilómetros cúbicos de magma y cenizas volcánicas, pero solamente dan un año de advertencia antes de su erupción, lo que dejaría a la humanidad devastada a nivel global ante tal erupción.

Las explosiones volcánicas de lo que los científicos denominan supervolcanes son las más altas en el Índice de Explosividad Volcánica y lanzan entre 100 y 1000 kilómetros cúbicos de materiales a la atmósfera.

Los científicos siempre han intentado predecir cuándo tendrá lugar la próxima erupción de un supervolcán, y  parece ser que un equipo de la universidad de Vanderbilt y otro de Chicago, utilizando los datos del análisis microscópico de cristales de cuarzo han concluido que el proceso de descomprensión que libera burbujas de gases antes de una erupción, empieza menos de un año antes de este evento.

En base a los datos obtenidos de los cristales de cuarzo de la formación rocosa de Bishop Tuff, en el este de California, formados por una super erupción hace 760.000 años, se encontraron pruebas de las señales emitidas por el volcán días y meses antes de su explosiva erupción. Más del 70 por ciento del crecimiento del borde del volcán, tuvo lugar en menos de un año.

La erupción más parecida a la de un supervolcán que conocemos en la historia más cercana tuvo lugar en el  monte Tambora en 1815, cuando lanzó 180 kilómetros cúbicos de materiales en unos días y provocó un año sin verano en 1816. Un invierno que registró temperaturas globales muy bajas y que causó hambre y sublevaciones civiles durante décadas.

Pero, la última erupción de un supervolcán tuvo lugar hace 26.000 años en la zona volcánica de Taupo, en Nueva Zelanda, precedida por la de Toba, en Sumatra, hace 75.000 años.

Para los científicos, las posibilidades de una erupción de un supervolcán en un futuro cercano son pequeñas porque aún no han visto las señales de una acumulación importante de magma bajo ninguno de estos colosales volcanes.