AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Florida afronta la llegada del peligroso huracán Matthew (EEUU)

6 de octubre de 2016

huracan-matthew

El 4 de octubre de 2016, el huracán Matthew entró en tierra en el sudoeste de Haití como un huracán de categoría 4, el más potente que azota un país del Caribe en más de 50 años. Pocas horas después, las imágenes del MODIS, el satélite Terra de la NASA mostraron esta imagen del huracán. En ese momento, Matthew mantenía vientos máximos sostenidos de hasta 230 kilómetros por hora (Crédito: NASA Earth Observatory. Imagen de Joshua Stevens).

Después de su paso por Haití, donde Matthew aisló el sur de la isla del resto del país al provocar el derrumbe de un puente que conectaba la capital del país hasta el sur de la península, provocar numerosas inundaciones y la huida de miles de personas, el huracán se dirige ahora a California, en los Estados Unidos.

Las previsiones meteorológicas para Florida no son nada alentadoras, pues aunque perdió intensidad durante su desplazamiento, todavía se mantiene en una categoría 3 y su impacto será peligroso, según explicaba el propio Presidente de los Estados Unidos.

Se prevé que el huracán Matthew afectará a Florida, así como a Georgia y las Carolinas, empezando por el este de Florida y otras zonas de la costa sudeste, una zona donde residen más de 2 millones de personas. Su llegada está prevista para este mismo jueves, aunque permanecerá en la región durante el fin de semana.

El Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos ha pronosticado su paso por distintas zonas de Florida, algunas de las cuales sufrirán el impacto directo, dependiendo de cuán cerca se encuentren de su centro. Sin embargo, ha advertido que el hecho de que no toque tierra no significa que los daños no sean importantes.

Ante la llegada del huracán, que ya ha causado al menos 26 muertos en el Caribe, se han iniciado las evacuaciones. El mismo Presidente Obama ha recalcado a quienes reciban la orden de evacuación, que se lo tomen muy en serio y sigan las instrucciones de sus autoridades locales.

En algunos condados de Florida, como los de Palm Beach o Brevard, ya han comenzado las evacuaciones obligatorias, mientras que en otros sigue siendo una decisión voluntaria, aunque podría decretarse la orden en las próximas horas. Solamente en Palm Beach, más de 150.000 personas han recibido la orden de evacuación obligatoria en las últimas horas.

Un total de 12 condados se encuentran en la zona de evacuación, incluido Miami-Dade, donde se encuentra en efecto una evacuación voluntaria para quienes residen en viviendas frágiles. Se ha activado además a 2.500 miembros de la Guardia Nacional para que ayuden en las labores de preparación y respuesta ante la llegada del huracán.

Se prevén vientos huracanados que generen una marea alta que azote la costa con intensidad, aún encontrándose el centro del huracán lejos.

Se han activado alertas por huracán en Florida, así como en las costas de Georgia y las Carolinas, donde se pide a la población que tomen las medidas necesarias para prepararse, especialmente quienes se encuentran en la zona este de Florida.

Según el pronóstico, es posible que la Península de Florida, especialmente el este de Florida, reciba al huracán a última hora del jueves/viernes (hora local), llegando al noreste de Florida el sábado a primera hora; el Sudeste de Georgia podría recibir al huracán el viernes/sábado (hora local); y el este de las Carolinas, a última hora del viernes/sábado, posiblemente hasta el domingo.

El pronóstico de daños generados por el huracán pasa por su proximidad al lugar de impacto, sin necesidad de tocar tierra en el mismo.

Se prevé que Matthew genere grandes olas en toda la costa, desde el jueves hasta el fin de semana, incluido. Se pide a la población que permanezca alejada del agua, debido al peligro.

Las intensas lluvias podrían provocar inundaciones en la costa, desde Florida hasta las Carolinas (Carolina del Norte y Carolina del Sur).

Al mismo tiempo, se prevé que la marea alta podría provocar inundaciones que resulten en una amenaza para la vida en distintas zonas de Florida, donde el nivel del agua subirá de forma peligrosa.

Se recomienda a quien resida en las zonas costeras, que – de forma inmediata - prepare un plan de evacuación y que abandone el lugar si recibe la orden de hacerlo.

La Gobernadora de Carolina del Sur ya ha ordenado el miércoles el comienzo de la evacuación obligatoria en las zonas costeras de la ciudad de Charlestone y de Beaufort. Una medida que se estime amplíe este jueves, y que afecta a más de un millón de personas.

En Georgia, por el momento, las evacuaciones son voluntarias y solamente afectan a seis condados costeros, pero su Gobernador, ha ordenado la declaración del estado de emergencia en 30 condados, e insta a los residentes a mantener la calma, a estar preparados y a tomar decisiones informadas y responsables.

Además de las intensas lluvias y de la marea alta pronosticada, Matthew mantiene vientos huracanados que podrían resultar altamente peligrosos por la caída de árboles, tendidos eléctricos, etcétera. Se prevé que mantenga su categoría 3, o que incluso la supere hasta llegar a tener la categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson (de una escala de 5), es decir, con vientos de entre 210 y 249 kilómetros por hora a su llegada a Florida, por lo que la costa este de Florida, será la que reciba el mayor impacto, aunque depende del camino de desplazamiento del centro del huracán.

Por su parte, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos empezó el traslado de sus aviones de su bases en Florida, Virginia y Carolina del Norte, en previsión de los efectos del huracán, cerrando también algunas partes de la Base Conjunta de Charleston, en Carolina del Sur.

En el caso de que el centro del huracán alcance la costa de Florida, posiblemente se produzcan vientos huracanados hasta en Orlando.

Si bien es de esperar que el huracán descargue lluvias torrenciales, no hay que olvidar el riesgo de que se formen tornados.