AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Ya se habla del Planeta X y Nibiru entre los científicos

22 de abril de 2016

En enero de 2016, los investigadores de Caltech y los científicos Konstantin Batygin y Mike Brown descubrieron pruebas de un planeta que se aproxima a gran velocidad hacia la Tierra y que creen mantiene un tamaño parecido a Urano y orbita al Sol unas 20 veces más que Neptuno. También sugieren que este planeta tendría el potencial de enviar tormentas hacia la Tierra.

En cuanto a las teorías propuestas por los investigadores de Caltech y la teoría de Whitmire, es la órbita de este planeta X. Whitmire sugiere una órbita de 27 millones de años, mientras que Batygin y Brown piensan que las órbitas del planeta son cada 10.000 a 20.000 años.

 

Sin embargo, esta discrepancia no descarta la influencia que ejerce el Planeta X sobre los cometas, y su potencial amenaza para la Tierra.

La idea de un planeta masivo que podía suponer una amenaza para la Tierra, parece haberse mencionado en repetidas ocasiones por civilizaciones antiguas, anteriores a la nuestra, especialmente por parte de los sumerios que explicaron que el Planeta X es una enana de la Tierra y que bombardea el sistema solar con cometas cada miles de años.

Sin ir más lejos, en 1984, los astrofísicos sugirieron que la órbita de una enana roja al sol tenía lugar cada miles de años y que de forma periódica provocaba lluvias de cometas inmensas, que caían en la Tierra, destruyendo hasta el 70% de toda vida en el planeta.

Los científicos creen que el compañero del Sol es una pequeña estrella oscura, conocida como enana roja, con una masa probablemente una décima parte del Sol y una órbita elíptica que la desplaza hacia la nube de Oort, donde hay más de 100 billones de cometas flotando en orbitas remotas.

Conforme pasa por esta inmensa nube, la gravedad de la estrella enana interrumpe las órbitas de billones de estos cometas provocando una lluvia de cometas en nuestro sistema solar interior.

Para uno de estos científicos, el astrofísico retirado Daniel Whitmire, antiguo profesor de la universidad de Luisiana, el Planeta X, conocido también como Nibiru, llegará a la Tierra en abril y causará una extinción masiva de proporciones sin precedentes.

Este cuerpo celestial, se calcula mantiene 10 veces el tamaño de la Tierra, y se encuentra a miles de kilómetros del Sol, pero según su última investigación, está causando un efecto importante en los cuerpos celestes que se encuentran en el cinturón de Kuiper, justo detrás de Neptuno, y se aproxima a una gran velocidad.

Según explica, no es la primera vez que sucede, sino que se ha producido muchas veces antes, cada vez que nos ha sobrevolado.

Y, no se trata de ninguna broma, Whitemire ha publicado su investigación recientemente en los Avisos Mensuales del Royal Astronomical Society.

Hace unos meses, la NASA descubrió 8 asteroides peligrosamente cerca de la Tierra. Sin embargo, solamente algo 10 veces el tamaño de la Tierra, como se dice es Nibiru, podría influir objetos celestiales de tal forma, según un estudio realizado por Caltech. La anomalía, detectada en el cinturón de Kuiper, ha hecho resurgir el debate.

La teoría de Whitmire y John Matese sugería que Nibiru orbita al sol, pasando por el cinturón de Kuiper cada 27 millones de años. El peligro con su paso, no solo es que pueda haber algo que alcance la Tierra, sino que otros se desintegren en el Sol, lo que podría alterar nuestra única fuente de luz.

Por otra parte, Konstantin Batygin y Michael E. Brown, sugieren que el Planeta X estaba afectando los objetos del Cinturón de Kuiper, pero nombrándolo como Planeta X, afirman que lo hace cada 15.000 años.

En marzo de 2016, los medios se vieron inundados de artículos sobre noticias sobre extinciones masivas causadas por colisiones de cometas con la Tierra, planetas enanos rojos habitables, y el reciente descubierto planeta 9. El término Planeta X se incluyó, pero el término Nibiru se excluyó. Esta efusión de noticias continuó durante marzo hasta el 2 de abril de 2016, pero ahora parece haberse difundido noticias diferentes, comenzando el 6 de abril, que incluyen el término Nibiru junto con la mitología Sumeria.

Al mismo tiempo, este segundo aluvión de noticias, sorprendentemente incluye el peligro que acontece cada 27 millones de años o cada 15.000 años, todo ello entremezclado con la especulación de que los escombros del planeta llegarán en abril de 2016. Una predicción que afirma el científico Whitmire.

Si bien la segunda oleada de artículos de noticias incluye el término Nibiru, asociado con extinciones masivas, a pesar de hacer mención al nombre del planeta que utilizaban los antiguos Sumerios para el sobrevuelo del destructivo Planeta Nibiru, la única mención que falta es que Nibiru ya ha llegado. Que de hecho, llegó en el año 2003, y que desde entonces se desplaza por nuestro sistema solar, hasta que actualmente ya es visto a diario y a simple vista por el público.

Sin embargo, hay que admitir que se ha producido un gran cambio. Parece que incluso hay prisa por informar. ¿Por qué?

Obviamente, el tiempo apremia. No se puede  negar u omitir lo innegable. Lo que es obvio y ya se empieza a ver con toda facilidad. Ya no se puede echar la culpa al cambio climático ni a las emisiones de carbono, o al calentamiento global, de algo que está siendo provocado por el sobrevuelo de un planeta que se aproxima desde el Sol.

Se achacan los escombros espaciales a basura espacial, se falsifican las magnitudes de los terremotos, se afirma que las imágenes de Nibiru son problemas del filtro, por fraudes o se ridiculizan las tomas…

Parece que todavía falta mucho para que se produzca el reverso, o para que pasemos por la fase de las Últimas Semanas antes del mismo, y que aún se puede mantener al pueblo en la ignorancia, engañándolo sobre lo que está sucediendo hasta el último momento.

Sin embargo, - tarde o temprano - la población será consciente de lo que está sucediendo, de lo que va a suceder, y de que nos han mantenido ajenos a esta información durante décadas.