AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Otra posible causa del accidente aéreo del Airbus A320

21 de mayo de 2016

El Airbus A320 había despegado del aeropuerto francés de Charles De Gaulle, a las 09:09 horas (GMT) del miércoles, antes de caer frente a la isla griega de los Cárpatos, poco después de entrar en el espacio aéreo de Egipto sobre las 00:30 horas. En él, viajaban 56 personas, incluyendo un británico, 30 egipcios, 15 franceses, un canadiense y 10 miembros de la tripulación, así como 3 agentes de seguridad. Entre los pasajeros, un niño y dos bebés.

Los controladores aéreos de Grecia afirman que hablaron con el piloto cuando sobrevolaba Grecia y que no informo de ningún problema. Sin embargo, el avión desapareció del radar, 40 minutos antes

de llegar a su destino.

Según el Ministro de Defensa griego, el avión efectúo un giro brusco de 90 grados a la izquierda y después de 360 grados a la derecha, antes de caer en picado desde los 17.000 pies de altura hasta los 15.000 pies. La señal del aparato se perdió sobre los 10.000 pies.

Controlado por un piloto experimentado, con más de 6.000 horas de vuelo, incluyendo 2.000 en un Airbus 320, un avión que había pasado todos los controles y que se encontraba totalmente apto para el vuelo y unas condiciones meteorológicas normales,  ¿qué pudo causar el accidente aéreo cuando fuentes oficiales afirman que no informaron de problemas mecánicos ni emitieron ninguna señal de socorro?

El avión cayó repentinamente y el capitán de un barco mercante que se encontraba en el mar Mediterráneo afirma que vio un objeto en llamas en el cielo en esa localización que giró hacia la izquierda, después hacia la derecha.

Después de lanzar unos comentarios que indicaban que posiblemente hubo alguna intervención terrorista en el accidente, por parte de una Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos, ahora las autoridades de Estados Unidos dicen que – por el momento – no han podido encontrar ningún indicio de que tuviera lugar una explosión a bordo del aparato antes de que se precipitara al mar desde los 22.000 pies de altura.

Los expertos en seguridad, ministros e investigadores de  accidentes aéreos afirman que todas las pruebas apuntan a que el avión fue víctima de un ataque terrorista. Pero los Estados Unidos dudan al respecto, añadiendo que ellos no han encontrado ninguna prueba de una explosión a bordo del aparato y que están revisando todos los datos de los servicios de inteligencia para esclarecer lo que pudo suceder a este avión de pasajeros.

Al parecer, el avión podría haberse partido en el aire, pero se desconoce qué pudo provocar este incidente. Para la Aviación Egipcia, la posibilidad de un ataque terrorista es mayor que un fallo técnico.

Aunque se encontraban sobrevolando el borde de la placa Africana, de hecho, se encontraban exactamente en el borde de la placa, para la gran mayoría de las autoridades y de las personas, el accidente tuvo que ser provocado por una bomba a bordo del avión. ¿Qué otra razón podría explicar la falta de una señal de socorro y los informes de un objeto en llamas?

Sin embargo, todavía existe otra razón posible para este tipo de situaciones. Un pulso electromagnético puede arrasarlo todo, interferir TODA actividad eléctrica en su camino. El equipo de radio, los motores a reacción de un avión, la habilidad de los pilotos para maniobrar el aparato… Todo se detuvo en seco. Las explosiones tienen lugar cuando los motores a reacción tienen llamas de combustible que no se puede ventilar, ya que las cuchillas de chorro se detienen. Primero se suceden explosiones en un lado del avión y después del otro lado, haciendo que el aparato lleve a cabo virajes, como se observó en el radar. Claro que atribuir este accidente aéreo a un pulso electromagnético sería desatar el pánico entre los usuarios de este tipo de transporte, ya que se trata de una causa difícil de predecir. Y si ya sucedido antes, podría volver a pasar. ¿Quién querría subirse a un avión?