AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Preparados para admitir otros planetas de órbita retrograda

16 de agosto de 2016

planeta-x-alaska-webcam

Posible imagen del Planeta X, visto en Alaska, gracias a una webcam.

Cuando Pan-Starrs 1, el telescopio de Hawái, descubrió el mini planeta Niki junto a Neptuno, los científicos se sorprendieron al descubrir que se trataba de un planeta rebelde que se desplazaba de forma contraria a lo que es habitual en nuestro sistema solar. Y es que este objeto trans-Neptuniano orbita al Sol en una dirección retrógrada, lo que significa que rota en la dirección opuesta a la rotación del Sol. El ángulo que forma para efectuar su órbita inusual es de 110 grados en el plano del Sistema Solar.

Después de comprobar que “Niku” se encuentra fuera del alcance del Planeta Nueve, se llegó a la conclusión de que se ve afectado por la atracción de la gravedad de algún otro planeta por descubrir.

La palabra clave es “retrógrada”, que es una característica de Nibiru, tanto en su órbita más allá del Sol, su rotación, y la rotación de los remolinos de su cola. Retrógrada es un movimiento en el sentido de las agujas del reloj. Todos los demás elementos del Sistema Solar se desplazan en sentido contrario a las agujas del reloj: el Sol, la rotación del Sol, y los planetas en órbita.

Ya era conocido que Nibiru se aproximaría en una órbita retrógrada. De ahí que en ocasiones pueda observarse en la posición de las cuatro con respecto al Sol, en otras ocasiones bajo el Sol, a la izquierda del Sol, o por encima del Sol.

Niki no es Nibiru, pero sí es una luna que, en el pasado, se desplazaba junto a Nibiru, de ahí pues su órbita retrógrada en el Sistema Solar.

Lo importante de todo esto es que finalmente los científicos admiten la posibilidad de que un planeta mantenga una órbita retrógrada en nuestro Sistema Solar. Por lo tanto, existe la posibilidad de descubrir un planeta que entró en el Sistema Solar en 2003…

Conforme se aproxima el Planeta X, en movimiento constante y aumentando su velocidad debido a la atracción de la gravedad del Sol, el campo de energía del Sol es más intenso y requiere más tiempo para su sobrevuelo. La reacción del Planeta X es un movimiento ligero hacia delante en este campo de energía, pero conforme pasa el campo de energía entonces se produce un tirón más fuerte hacia atrás, alejado del brazo atrayente del campo energético del Sol. Todo ello conduce a que su desplazamiento sea retrógrado.