AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Empieza la cuenta atrás para el gran terremoto de Nueva Madrid

4 de septiembre de 2016

terremoto-oklahoma

El terremoto que sacudió Oklahoma y que dicen fue de 5,6 grados en la escala de Richter, se sintió a más de 2.000 kilómetros de distancia. Una distancia sorprendente si lo comparamos con el movimiento sísmico que se produjo en San Francisco en 1906 que solamente se llegó a sentir hasta en Nevada, un estado cercano al epicentro.

Los terremotos que son consecuencia de ajustes cercanos a la superficie suelen ser los que causan mayores daños en las infraestructuras. Los terremotos profundos son absorbidos por la roca que los rodea, por lo que el movimiento sísmico apenas llega a la superficie. En el caso del terremoto de Oklahoma, fue bastante profundo, y debería haberse registrado como un seísmo de magnitud 9,5.

La profundidad de este terremoto se produce como preparación para los ajustes que tendrán lugar a lo largo de la línea de Falla de Nuevo Madrid, que resultará en un daño estructural inmenso en las infraestructuras hechas por el hombre. El ajuste del terremoto de Oklahoma tuvo lugar a lo largo del estrato rocoso que es más rígido que la roca blanda que rompió, usando el camino de menor resistencia, separando rocas más blandas a través de la sección media del continente de Norteamérica. En esencia, la parte superior del Medio Oeste se desplazó algo más hacia el Este, mientras que el Sudoeste se desplazó hacia México y hacia el Oeste. Se trata de un empuje diagonal, que resultará finalmente en el ajuste de Nueva Madrid.

zona-sismica-nueva-madrid

La zona sísmica de Nueva Madrid se sitúa en el centro del Valle del Mississippi y se extiende a través del noreste de Arkansas, sudeste de Misuri, y oeste de Tennessee. Se trata de una de las zonas sísmicas más extensas de Norteamérica (imagen por cortesía del USGS).

El gran terremoto que tendrá lugar en Nuevo Madrid comenzará precisamente con seísmos de magnitudes de 6.0 a 7.0 grados en la escala de Richter. Aunque por supuesto, hay que tener en cuenta que la magnitud de los terremotos que estamos sufriendo está siendo degradado, es decir, que su intensidad ha sido alterada, indicando menos magnitud de lo que son realmente.

En el caso de los terremotos que se produzcan a lo largo de la falla de Nueva Madrid, probablemente serán calificados como de magnitud 4.0 a 5.0, pero los daños estructurales en las ciudades ubicadas a lo largo del Mississippi, y a los puentes que cruzan el Mississippi, no podrán ocultarse. Entonces, tendrá lugar el gran ajuste de Nueva Madrid.

El profundo ajuste sísmico que tuvo lugar en Oklahoma podría considerarse como parte de los eventos que conllevarán al gran terremoto de Nueva Madrid. Por lo tanto, podríamos decir que ha comenzado la cuenta atrás para el gran terremoto de Nueva Madrid.

El terremoto de Nueva Madrid no será un gran seísmo repentino, sino una progresión de seísmos de magnitudes 4.0 a 5.0 a lo largo de la línea de falla de Nueva Madrid, que discurre desde los Grandes Lagos… El arco será cada vez más tirante, hasta romper roca tierra adentro, desde San Diego y a lo largo de todo el Mississippi, forzando ajustes en el norte y en el sur, desde las islas Aleutianas hasta la punta de México.

Cada vez se abrirán más socavones a lo largo de las zonas de estiramiento de los Estados Unidos, en estados que partirán desde Nueva Inglaterra hasta el sur, en Florida y hacia el oeste. Después, se registrarán terremotos de magnitudes 6.0 y 7.0 a lo largo de la línea de falla de Nueva Madrid y sus ramas cercanas.

Todo parece indicar que el gran terremoto de Nueva Madrid no será un terremoto que nos coja por sorpresa, pues se está anunciando a sí mismo. Sin embargo, lo importante es saber interpretar las señales y actuar en consecuencia. ¿Está preparad@?