AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Bamboleo extremo: no hay que subestimar la fuerza del mar

8 de septiembre de 2016

bamboleo-sobre-bamboleo

Existe la posibilidad de que en un futuro no muy lejano se produzca un bamboleo dentro de un bamboleo, es decir, una oscilación de la Tierra más intensa que las que hemos sentido hasta ahora, pero no tan potente como la que tendrá lugar durante el reverso de los polos.

Durante este bamboleo extremo, la marea resultante podría actuar de forma muy parecida a la que tuvo lugar durante el tsunami de 2004 en Banda Aceh, cuando el agua del mar subió hasta los 31 metros de altura y actúo como una marea alta.

La buena noticia es que esta marea y sus olas serán distintas a las que se produzcan durante el reverso de los polos. Sin embargo, aunque no serán tan devastadoras como las del reverso de los polos, también pueden ser destructivas.

Durante este posible bamboleo extremo, se prevén mareas que podrían llegar de 61 a 91 metros de altura, mientras que durante al reverso de los polos las mareas pueden llegar de 152 a 183 metros de altura. Resulta obvio pues que, en ambos casos, como resultado de las olas provocadas por la marea, la orografía costera sufrirá un importante cambio, y que el agua del mar entrará tierra adentro con gran empuje, ya que no tiene otro lugar al que ir.

Además de la altura de las olas de la marea, mientras que para el reverso de los polos es aconsejable permanecer a 161 kilómetros tierra adentro, para este bamboleo extremo, lo bueno sería permanecer a unos 81 kilómetros tierra adentro. Eso sí, hay que tener en cuenta las variantes a nivel local. No es lo mismo, una zona llana que una zona con montañas, o estar más altos de lo necesario, pero no tan en el interior… Se trata de algo para lo que habrá que estudiar la mejor opción de forma individual.

Lo importante es saber que este bamboleo extremo no se producirá con aviso previo. Es muy probable que se desate de forma repentina, por lo tanto, lo recomendable es estar prevenido ahora, y no esperar acontecimientos. Cuando suceda, ya será demasiado tarde. Al menos procure permanecer en la zona más alta posible de su vivienda. No serán olas violentas acompañadas de vientos intensos y de escombros voladores, pero sí una marea que causará inundación.

Parece que algunos países, aunque sin explicar bien la causa que les promueve, han pedido a sus ciudadanos que se preparen y almacenen comida y agua. Se trata de países que podrían sufrir las consecuencias de estas mareas altas. Alemania, la República Checa, Finlandia… Son zonas bajas o lugares donde la marea avanzará tierra adentro sin casi encontrarse resistencia a su paso. Pero, también hay otros países que se encuentran en riesgo. Países cuyas costas podrían sufrir esta marea que provoque inundaciones importantes.

Los que han sido testigos del desplazamiento de la marea tierra adentro como resultado de fenómenos anómalos se asombran de que el agua no parece respetar el nivel oceánico relativo en esos momentos. El agua va subiendo y avanza sin parar. Y es la presión del agua la que hace que pueda subir por encima de su nivel: busca el camino más fácil. Cuando la presión del agua es extrema, comprime el agua en los niveles más bajos, y toma el camino de menor resistencia.

Una marea de este tipo se desplaza tierra adentro hasta que el nivel al que ha llegado es más alto que cualquier otro nivel, y entonces el agua retrocede, o hasta que la presión de detrás de la ola disminuya.

Cuando estas olas se topen con montañas, podrían buscar su camino por barrancos. Cuando estas olas entren en tierra y avancen más hacia el interior, podrían llegar a cientos de kilómetros tierra adentro si no encuentran nada a su paso que pueda impedirlo. Cuando se encuentran con colinas o montañas, pueden romper y perder fuerza, de lo contrario, seguirán avanzando tierra adentro.

Aunque Europa podría ser la más perjudicada durante este bamboleo extremo, no hay que subestimar la fuerza del mar en otras zonas del mundo, especialmente en lugares donde el agua podría quedar atrapada como en la Costa Este de los Estados Unidos, extremadamente vulnerable a esta marea o en China, debido a sus tierras bajas.

Por todo lo anteriormente explicado, vivir en las costas no parece lo más adecuado, y mucho menos en los tiempos que se avecinan.