AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Un avión con 224 pasajeros a bordo se estrella en el desierto en Egipto

1 de noviembre de 2015

Un avión con 224 pasajeros a bordo se estrella en el desierto en Egipto

El 30 de noviembre de 2015, se perdía el contacto con un avión de pasajeros 23 minutos después de despegar de Sharm en-Sheikh sobre las 05:51 horas (hora local). Fuentes oficiales han confirmado que volaba a una altitud de 30.000 pies cuando perdieron la comunicación con el aparato. Poco antes, el piloto había explicado que tenía problemas mecánicos y problemas con la radio. En él, viajaban 224 pasajeros: 200 adultos, 17 niños y 7 tripulantes.

El avión tenía previsto llevar a sus pasajeros a San Petersburgo, en Rusia. Desafortunadamente, no llegó. Según el Gobierno de Egipto, el vuelo 7K-9268, desapareció de repente de los radares sin emitir ninguna señal de emergencia antes de estrellarse. Según han informado fuentes oficiales de Egipto, los restos del aparato fueron encontrados por aviones militares al sur de la ciudad de El-Arish, en el norte del Sinaí, en una zona montañosa.

Los primeros en llegar al lugar del accidente, de las fuerzas de seguridad egipcias, afirmaron haber escuchado voces en el interior del aparato, que se estrelló en el desierto del Sinaí, en el norte de Egipto. Nada mas llegar, recuperaron 100 cuerpos sin vida, así como las dos cajas negras del aparato.

45 ambulancias se dirigieron al lugar con objeto de evacuar a las víctimas mortales y a los posibles heridos, sin embargo, la mala noticia no tardó en llegar confirmando que no había supervivientes.

Poco antes del accidente aéreo, el piloto informó que tenían problemas técnicos. Bajaban a más de 6.000 pies por minuto, cuando el piloto intentaba alcanzar el aeropuerto de el-Arish, en el norte de Egipto. Desgraciadamente, no logró aterrizar.

El Presidente de Rusia ha enviado su propio equipo de expertos al lugar del accidente con objeto de determinar la causa del accidente.

Según un testigo que acudió al lugar, parece ser que se encontraron el avión partido en dos con la parte final de la cola calcinada y otra parte estrellada contra una roca. Recuperaron 100 cadáveres pero la mayoría de los fallecidos todavía estaba en el interior.

Fuentes de Seguridad han confirmado que no existen indicios de que el avión fuera derribado o sufriera una explosión, por lo que se descarta cualquier posible intervención terrorista en este accidente aéreo.

Después de que en el día de ayer se informara que el piloto había avisado que tenía problemas técnicos y con la radio, y que pidió permiso para efectuar un aterrizaje de emergencia, en el día de hoy, el Ministro de Aviación Civil egipcio, ha explicado durante una rueda de prensa que las comunicaciones con el Airbus y la torre de control habían sido completamente normales antes del siniestro. Añadiendo que la tripulación no envió ninguna alerta y que el avión desapareció de repente de los radares. Igualmente, a pesar de que ayer habían descartado rápidamente la posibilidad de un atentado terrorista, ahora afirmaba que deben estudiar las cajas negras para esclarecer lo que sucedió y descartar definitivamente la hipótesis del atentado.

Esta versión del Ministro contradice pues la del Jefe del Equipo de Investigación designado por el Gobierno de Egipto, quien aseguró que el piloto había notificado un fallo técnico a los controladores y que había pedido permiso para aterrizar en el aeropuerto más cercano. Según este investigador, el avión podría haberse estrellado durante su intento por variar el rumbo para dirigirse al aeropuerto de El-Arish, en la parte norte del Sinaí.