AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Activado el protocolo del Ébola, ante la sospecha de un caso, en La Coruña (España)

28 de octubre de 2015

Activado el protocolo del Ébola, ante la sospecha de un caso, en La Coruña (España)

El Departamento de Salud Pública en La Coruña ha activado el protocolo del Ébola después de que ingresara un caso sospechoso el martes en el Complejo Hospitalario Universitario de La Coruña. Se trata de un varón de Guinea que había presentado fiebre desde hace cinco días. Acudió con sus familiares a Urgencias, donde permaneció en un box aislado hasta que fue trasladado al centro de referencia, el Hospital Meixoeiro, en Vigo.

El joven, de 24 años, natural de Guinea Conakry, vino a visitar a su mujer que dio a luz hace poco. Voló a Lisboa, desde donde se desplazó a Galicia en autobús.

El Hospital, tras comprobar que cumplía los criterios epidemiológicos y clínicos compatibles con infección por virus del ébola, activó el protocolo de actuación en estos casos. Debido a la sospecha de que pudiera tratarse de un caso de ébola. Solicitaron los medios de anticontaminación y se tomaron las muestras necesarias para confirmar o descartar si se trata de este virus, siendo enviadas al Centro Nacional de Microbiología en Madrid. Centro especializado del que se esperan los resultados en las próximas horas. Al hospital, se desplazaron responsables del Servicio de Salud Pública, uniéndose al Servicio de Medicina Preventiva, Dirección, Infecciosos, Microbiología y Servicio de Urgencia, con objeto de abordar la sospecha epidemiológica.

Las 19 personas con las que ha estado en contacto el paciente, han sido identificadas y se les ha dado las recomendaciones oportunas. El personal sanitario que lo atendió en la Coruña, así como algunos de sus familiares, se encuentran bajo un proceso de “seguimiento” y se les ha recomendado que se aíslen socialmente.

En el caso de que se confirme la presencia del virus del ébola, el paciente sería derivado a uno de los hospitales establecido para estos casos en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Según el Jefe del Servicio de Medicina Preventiva del Hospital, el estado actual del paciente parece ser muy bueno, ya que se encuentra consciente, orientado, se mueve por sí mismo, habla con el personal y ha respondido bien a los antitérmicos puesto que ya no tiene fiebre. Sin embargo, debe permanecer en observación y estar vigilado.

Según la OMS, la enfermedad por el virus del Ébola, antes conocida como fiebre hemorrágica del Ébola, es una enfermedad grave, a menudo mortal en el ser humano, con una tasa de letalidad que puede llegar al 90%.

El virus es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel), con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos.

La infección del personal sanitario al tratar a pacientes con Ébola ha sido frecuente cuando ha habido contacto estrecho y no se han observado estrictamente las precauciones para el control de la infección.

El Ébola es una enfermedad vírica grave que se suele caracterizar por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolores musculares, de cabeza y de garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas. Los resultados de laboratorio muestran una disminución en el número de leucocitos y plaquetas, así como una elevación de las enzimas hepáticas.

Los pacientes son contagiosos mientras el virus se encuentra presente en la sangre y secreciones. En el semen, se ha aislado el virus del Ébola hasta 61 días después de la aparición de la enfermedad en un caso de infección contraída en el laboratorio.

El periodo de incubación (contado desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días.

No hay vacuna contra el virus y se están probando varias, pero ninguna está aún disponible para uso clínico. Tampoco existe un tratamiento específico, aunque se están evaluando nuevos tratamientos farmacológicos.

Los casos graves requieren cuidados intensivos. Los enfermos suelen estar deshidratados y necesitan hidratación por vía intravenosa u oral con soluciones que contengan electrolitos.

La OMS recomienda aplicar las precauciones generales cuando se atienda y trate a cualquier paciente, independientemente de que sea un caso de infección presunta o confirmada. Estas precauciones representan el nivel básico de control de las infecciones e incluyen la higiene de las manos, el uso de equipo de protección personal para evitar el contacto directo con la sangre y líquidos corporales, la prevención de los pinchazos de aguja y las lesiones con otros instrumentos cortopunzantes, y un conjunto de medidas de control ambiental.