AlertaTierra. Titulares de noticias - Fenomenos naturales

Muerte masiva de peces en el río Yamaska (Canadá)

6 de julio de 2016

Los expertos en vida animal de Quebec no se pueden creer lo que ha sucedido y no encuentran una explicación convincente para justificar la muerte de miles de peces en el río Yamaska, cerca de Saint-Hyacinthe. 

El río Yamaska y su ecosistema son esenciales para la vida. Cruza cerca de 20 municipalidades desde su nacimiento a lo largo de 177 kilómetros hasta el lago Saint-Pierre, donde se convierte en afluente del río Saint Lawrence.

La muerte masiva de peces, fue descubierta el jueves, pero muchos de los peces llevaban muertos varios días. Además, no ha sido selectiva, sino que incluye todo tipo de peces, de 15 a 20 centímetros.

Según ha explicado el coordinador regional del departamento de Urgencias de Medio Ambiente, biólogos y científicos se han trasladado el jueves y el viernes al río, para intentar descubrir la causa de esta impresionante muerte masiva de peces, pero aunque barajan distintas hipótesis como escombros de construcciones, pérdida de aguas residuales, etc., todavía no han podido confirmar ninguna de ellas.

Algunos peces fueron hallados en la parte inicial del río, en un estado avanzado de putrefacción, lo que indica que llevaban muertos varios días. Varios agentes recogieron muestras para su análisis.

Los residentes en la zona se dieron cuenta en la noche del jueves, pero pensaron que había sido provocado por el parque industrial Saint-Hyacinthe, que vacío sus tanques el jueves. Sin embargo, al comprobarse que las muertes se han venido sucediendo desde antes, no parece ser la causa de este fenómeno.

Lo que resulta alarmante es el nivel tan bajo del caudal del río, que puede cruzarse perfectamente andando, por lo que los científicos están barajando la posibilidad de que las altas temperaturas hayan disminuido el caudal y en consecuencia al medio por el que obtienen oxígeno los peces.

En cuanto al agua potable de la ciudad, fuentes oficiales han informado que se está analizando cada dos horas para asegurar que sigue siendo apta para el consumo humano.